Pequeños Músicos

Porqué deberías apoyar el desarrollo de su talento

¿Tener un solo hijo

¿Cómo asumir tu decisión

La Sociabilización en los niños

¿Cómo ayudar a mi hijo a ser sociable...

El Bullying

¿Qué hacer cuando un hijo es victima.

Postres Fáciles

Torta super fácil de yogurt

28 de enero de 2014

¿Qué es la amnesia infantil?


¿Qué es y cuando empieza la amnesia infantil?


Científicos de EE-UU han conseguido la primera demostración empírica de la aparición de la “amnesia infantil”, que es el proceso por el cual el ser humano borra los recuerdos de su más tierna infancia: de eventos acaecidos antes de cumplir los tres años. Este fenómeno de “olvido” se produce a partir de los siete años.


Los bebés utilizan sus recuerdos para aprender nueva información, pocos adultos pueden recordar eventos de su vida que ocurrieran antes de la edad de tres años. 

Psicólogos de la Universidad de Emory (Atlanta, EE.UU.) han documentado ahora que los siete años es cuando estos primeros recuerdos tienden a desvanecerse en el olvido, un fenómeno conocido como "amnesia infantil". 

La investigación incluyó entrevistas a niños acerca de acontecimientos pasados ​​de su vida, a partir de los tres años. A diferentes subgrupos de estos niños se les consultó posteriormente si recordaban estos eventos a las edades de cinco, seis, siete, ocho y nueve años. 

"Nuestro estudio es la primera demostración empírica de la aparición de la amnesia infantil", afirma la psicóloga de Emory Patricia Bauer, que dirigió el estudio, en la información de la universidad. "De hecho, grabamos la memoria de los niños, y luego los seguimos hacia el futuro, para hacer un seguimiento sobre cuándo se olvidaron de esos recuerdos." 

Estudiar la memoria autobiográfica 

El Laboratorio Bauer de Desarrollo de la Memoria se centra en cómo la memoria autobiográfica, o episódica, cambia a través de la infancia y la edad adulta temprana. 

Los científicos saben desde hace mucho tiempo, basándose en entrevistas con adultos, que los primeros recuerdos de la mayoría de la gente sólo se remontan a alrededor de los 3 años de edad. 

Sigmund Freud acuñó el término "amnesia infantil" para describir esta pérdida de la memoria de los años infantiles. Utilizando su teoría psicoanalítica, Freud hizo la polémica propuesta de que la gente estaba reprimiendo sus memorias más tempranas debido a su naturaleza sexual inapropiada. 

En los últimos años, sin embargo, hay cada vez más pruebas de que, mientras que los bebés utilizan la memoria para aprender la lengua y dar sentido al mundo que les rodea, no tienen todavía la sofisticada arquitectura neuronal necesaria para formar y retener formas más complejas de memoria. 

En lugar de basarse en entrevistas con adultos, como habían hecho los estudios anteriores sobre amnesia infantil, los investigadores de Emory querían documentar la formación de la memoria autobiográfica temprana, así como la edad a la que se olvidan estos recuerdos. 

Características del estudio 

El experimento se inició grabando a 83 niños a la edad de tres años, mientras sus madres o padres les preguntaban acerca de seis acontecimientos que los niños habían experimentado en los últimos meses, como un viaje al zoológico o una fiesta de cumpleaños. "Les pedimos a los padres hablar como lo harían normalmente con sus hijos", explica Bauer. 

Ella da un ejemplo hipotético: "La madre preguntaría: "¿Recuerdas cuando fuimos al restaurante para tu fiesta de cumpleaños ? Podría añadir: "Tomaste pizza, ¿verdad?" 

El niño puede comenzar a relatar los detalles de la experiencia en el restaurante o desviar la conversación diciendo algo como, "¡Zoo!" Algunas madres pueden seguir preguntando acerca de la pizza, mientras que otra madre podría decir: "Bueno, fuimos al zoológico, también. Háblame de eso." 

Los padres que se dejaban guiar por el niño en estas conversaciones tendían a suscitar recuerdos más ricos de sus hijos de tres años, apunta Bauer. "Este enfoque también está relacionado con los niños que tienen una mejor memoria del evento a una edad más tardía." 

Después de grabar estos recuerdos básicos, los investigadores hicieron un seguimiento a los niños años después, pidiéndoles que recordaran los acontecimientos que habían relatado a los tres años. Los niños fueron divididos en cinco grupos diferentes , y cada grupo de niños regresó sólo una vez para participar en el experimento, entre las edades de cinco a nueve. 

Resultados 

Mientras que los niños entre las edades de cinco y siete podían recordar entre el 63 y el 72 por ciento de los eventos, los niños que tenían entre ocho y nueve años recordaban sólo alrededor del 35 por ciento. 

"Un hallazgo sorprendente fue que, a pesar de que los de cinco y seis años recordaban un mayor porcentaje de acontecimientos, sus narraciones de estos eventos eran menos completas", destaca Bauer, mientras que "los niños mayores recordaban menos eventos, pero los que recordaban tenía más detalles." 

Algunas de las razones para esta diferencia pueden ser que los recuerdos que se mantienen durante más tiempo pueden tener detalles más ricos asociados con ellos y su cada vez mayor conocimiento del idiomas permite al niño mayor elaborar mejor la memoria, consolidándola aún más en su mente", señala la investigadora. 

Los niños pequeños tienden a olvidar los acontecimientos con mayor rapidez que los adultos porque carecen de los potentes procesos neuronales necesarios para reunir todas las piezas de información que incluye una memoria autobiográfica compleja", explica. 

"Uno tiene que aprender a usar un calendario y comprender los días de la semana y las estaciones del año. Debe saber codificar la información sobre la ubicación física del evento. Y necesita el desarrollo de un sentido del yo, la comprensión de que su perspectiva es diferente de la de otra persona." 

Un colador 

Ella usa una analogía con drenar la pasta en un colador para explicar la diferencia entre los recuerdos de la primera infancia y los de la edad adulta. " Los recuerdos son como orzo; , explica, refiriéndose al tipo de pasta que tiene forma de arroz. 

"Son pequeños trozos y piezas de codificación neural." Los cerebros de los niños pequeños son como coladores con agujeros grandes que tratan de retener estos pequeños pedazos de memoria. "Aunque el agua se filtra por ellos, también lo hacen muchos de los granos de orzo. Los adultos, en cambio, utilizan una fina red en lugar de un colador." 

Ahora que Bauer ha documentado la aparición de la amnesia infantil, espera afinar la edad en que las personas adquieren un sistema de memoria adulto, que ella cree que está entre los nueve años y los años de la universidad. "Nos gustaría saber más acerca de cuándo cambiamos nuestros coladores por una red. El periodo entre los 9 y los 18 años es en gran medida una tierra de nadie de nuestro conocimiento sobre cómo se forma la memoria."


Via
tendencias21

17 de enero de 2014

¿Un resfriado común en los niños puede volverse peligroso?

Los padres debemos estar alertas y observar  los resfriados comunes de nuestros hijos. Un nuevo estudio aclara que si podrian provocar infecciones graves.

Los resfriados frecuentes forman parte normal de las vidas de los niños pequeños, pero a veces una nariz obstruida se convierte en una infección pulmonar más grave. Recientemente, un nuevo estudio clarifica algunos de los factores que pueden poner a ciertos niños en un mayor riesgo. 

El estudio, que aparece en la edición en línea del 13 de enero de la revista Pediatrics, se enfocó en los bebés y los niños en edad preescolar infectados con rinovirus, un gran grupo de virus que provocan muchos casos de resfriado común. 

Tradicionalmente, se creía que los rinovirus solo provocaban síntomas de resfriado. Pero investigaciones recientes han sugerido que los virus podrían en ocasiones provocar infecciones pulmonares más graves, como la neumonía y la bronquitis, en ciertos niños.

En el nuevo estudio, los Investigadores brasileños observaron los resultados de las pruebas de 434 bebés y niños en edad preescolar que fueron llevados al médico por síntomas respiratorios.
Un número pequeño de los niños (31) estaban infectados solo con un rinovirus, pero presentaban síntomas de "moderados" a "graves", como respiración sibilante, dificultades para respirar y tos severa.

Pero casi la mitad de todos esos bebés y niños también tenían factores de riesgo subyacentes para infecciones respiratorias más graves, que incluían el nacimiento prematuro, las enfermedades cardíacas y el asma.

Se sabe que dichas afecciones hacen que los niños pequeños sean más vulnerables a las infecciones pulmonares, según el Dr. David Nichols, director de pulmonología pediátrica de National Jewish Health, en Denver.
De forma que los nuevos hallazgos subrayan la importancia de intentar proteger a esos niños de los virus del resfriado, apuntó Nichols, quien no participó en el estudio.

"Los padres de esos niños usualmente son cuidadosos", anotó, pero otras personas con las que tienen contacto regular quizá no se den cuenta de que deben mantenerse alejados cuando tienen síntomas leves de resfriado.

Jonny Yokosawa, investigador principal del estudio, se mostró de acuerdo. Mantener a los bebés y a los niños pequeños vulnerables lejos de otros niños con resfriados es importante, según Yokosawa, quien trabaja en la Universidad Federal de Uberlandia, en Brasil.
También señaló que los centros médicos deben ser particularmente rigurosos al proteger a esos niños vulnerables de los rinovirus.

Los hallazgos se basan en los expedientes de 434 bebés y niños de hasta 5 años de edad que presentaron una variedad de síntomas, desde congestión nasal o una tos severa hasta respiración sibilante. Sus padres los llevaron a unas clínicas donde los médicos tomaron muestras nasales y les hicieron pruebas de virus.

En general, el 42 por ciento de los niños estaban infectados con un rinovirus, con frecuencia junto con otros virus. La "infección concurrente" más común fue con el virus sincitial respiratorio (VSR).
El VSR provoca resfriados, pero también puede desencadenar una inflamación en las vías respiratorias pequeñas de los pulmones (una afección conocida como bronquiolitis) o llevar a una neumonía. El VSR es la causa más común de neumonía y bronquiolitis en los bebés, según los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de EE. UU.
Y en este estudio, el VSR fue la causa principal de esas infecciones más graves. Alrededor del 60 por ciento de los niños que portaban el VSR (ya fuera solo o junto con algún rinovirus) tenían unos síntomas más graves.

Según Nichols, la buena noticia para los padres es que para la mayoría de los niños, lo más probable es que una infección con un rinovirus solo provoque unos síntomas leves. Por otro lado, el VSR "sigue siendo una causa común de enfermedad respiratoria moderada o grave en los niños pequeños", advirtió.

Según los CDC, casi todos los niños contraen una infección con VSR para su segundo cumpleaños. Entre el 25 y el 40 por ciento de los niños contraen bronquiolitis o neumonía la primera vez que se ven expuestos al virus.

La mayoría de los niños se recuperan de una infección con el VSR en una semana o dos, apuntan los CDC, pero un pequeño porcentaje de los niños que presentan síntomas más graves deben ser hospitalizados.

foto: bebefeliz

18 de diciembre de 2013

Ni más, ni menos, ¡solo hijos únicos!

La personalidad y comportamiento de tu hijo único no está ligada a su condición. Tu hijo único no tiene porque ser diferente al resto de niños con hermanos, si es que nosotros como padres nos aseguramos de brindarles una educación equilibrada, basada en la disciplina  equilibrada y el amor.

Nadie tendría porque ensalzar en demasía, ni tampoco denigrar o rebajar a los niños que no tienen hermanos, mucho menos compadecerlos porque se piense que son niños que están condenados en el futuro a la soledad.

Pensar así, es pensar que nuestro hijo único no tendrá capacidad para ser un buen amigo e ir creando relaciones interpersonales durante su vida. Lo más probable es que el problema está en nosotros los padres. Busca dentro de ti, dentro de tus propios temores, por ahí puede estar el porqué de ser tan negativos y pesimistas con respecto al futuro de nuestro hijo o hija.

Es verdad que la creencia popular da a pensar que los hijos únicos son más caprichosos y egoístas que el resto, así como que tendrían más dificultad para relacionarse con otros niños, pero esto obedece más a un mito que a la realidad, pues especialistas confirman que no es necesaria la convivencia con hermanos o la rivalidad con estos para que los hijos únicos aprendan a compartir, socializar y resolver los problemas. Si es que tu hijo va al jardín de infancia o al colegio seguro estas de acuerdo conmigo en que ahí aprenden a socializar, a competir y hasta pelear, a veces más de la cuenta.

No ensalzar a los hijos únicos no significa que nos ceguemos a las ventajas que tienen sobre el resto de niños con hermanos, como por ejemplo la capacidad para forjar una autoestima mayor, aprender a manejar mejor los momentos de soledad y fortalecer el carácter.

Esto se debe a que reciben de parte de nosotros los padres atención exclusiva, lo que hace que en el colegio por ejemplo, sean niños con un rendimiento un poco superior al resto. Mi hijo no es la excepción, siempre ha sido el niño más destacado de su clase hasta el día de hoy y no voy a negar que aunque él es un niño brillante por naturaleza, he estado muy pendiente de que sea un niño responsable con sus deberes escolares. 

Pero así como hay ventajas, también existe la parte negativa de ser hijo único, es que existe el riesgo de que los padres volquemos excesivas expectativas en nuestros hijos, llegando a abrumarlos o frustrarlos en ocasiones. Hay que tener cuidado con eso, recordemos que nuestros hijos son niños, no adultos pequeños, no les pidamos más de lo que pueden dar. 

Sin importar la razón por la que tenemos hijos únicos, debemos respetarnos. La maternidad nunca debe ser impuesta, debe surgir del corazón, y si el corazón nos dice que uno es lo que queremos, con uno nos quedaremos.

Solo concentrémonos en que nuestra labor de padres es brindar el cariño y atención que nuestro hijo se merece, sin olvidar que la disciplina en todos los niños es para bien, siempre y cuando se de con amor, con la intención de corregir, nunca con la intención de quitarnos el estrés que llevamos dentro.

Recordemos “ser hijo único no implica ningún problema”, los hijos únicos no son ni mas, ni menos. Ser hijo único es una condición a la que nuestros niños pueden sacar provecho y ser personas felices, con una gran capacidad de dar amor, lo que hará que jamás estén solos, tendrán muchos amigos y algún día formarán su propia familia.

En conclusión, aunque en general se suele pensar que tener más de un hijo ofrece algunas ventajas a lo largo de la vida, ser hijo único no implica ningún problema siempre y cuando los padres no cometamos los típicos errores como un excesivo control, sobreprotegerlos o volquemos todas nuestras expectativas sobre ellos.

Por Mi Hijo Único Blog

5 de diciembre de 2013

Así se desarrolla mi hijo a los 8 años


Continuando con los post que vengo escribiendo cada año sobre el desarrollo de mi hijo, hoy les comparto como mi hijo ha ido creciendo  y madurando en todos los sentidos ahora que ya tiene 8 años. Me conmuevo al pensar que mi bebé ya no es un bebé y que esta pasando de ser un niño chiquito a un niño grande. A cuantas nos pasará que eso nos deja algo de nostalgia en el corazón, que quisieramos detener el tiempo para disfrutarlos más, en fin, cosas que sentimos las mamás...

Todos los niños son diferentes, cada uno se desarrolla a su propio ritmo, de eso no hay duda, sin embargo hay características comunes en cada etapa de su desarrollo, lo que quiere decir que puede haber muchas coincidencias con tu hijo y el mio si tienen 8 años de edad.

Aquí les dejo solo algunas características que tienen a esta edad:

Desarrollo fisico y cognitivo

- Si a los 7 años pesaba 26 kg hoy en día pesa 32 kg!!. No lo he medido recientemente, pero sin duda su peso es proporcional a su talla.

- A los 8 años mi hijo domina perfectamente la agilidad en las piernas, lo que hace que practique constantemente fútbol y que ahora sea su deporte favorito. 

- Su cuerpo sigue siendo flexible, aunque no tanto como cuando tenía 5. Le encanta darse volantines o volteretas en la colchoneta. 

- Muestra el buen equilibrio que tiene en su cuerpo cuando en la calle busca los muritos delgados para caminar.

- Menos ordenado que antes. Hasta los 7 años me sorprendía lo bien organizado que era en sus cosas como papeles, ropa y juguetes. Ahora hay que hacerle recordar que su cuarto no se ordena por si solo. :)

- Habla y expresa sus opiniones y puntos de vista con mucha claridad.

- Empieza a usar lenguaje un poco sarcástico al hablar y empieza a bromear mucho más seguido.

- Le sigue fascinando las matemáticas, ahora mucho más que la lectura.

- Le encanta todavía los juegos de mesa, como Monopolio y ajedrez.

- La muda de los dientes continúa, aunque estamos en etapa de crecimiento de los dientes definitivos.

Desarrollo Socio Emocional

- Comienza a tener interés en las niñas. Hay una niña que le gusta en el cole, por cierto un año mayor que él.

- Sus amigos son muy importantes para él. De hecho prefiere jugar con ellos que con nosotros sus padres.

- Todavía le tiene miedo a la oscuridad total. Tiene que haber un poquito de luz para que duerma con tranquilidad.

- Dejo a su peluche para dormir!!. Este es el cambio más importante que ha tenido mi hijo. Su peluche que lo acompaña desde los 2 años en su cama, ha pasado a la repisa de juguetes. Sorprendidos total!!

- Muchísimo más independiente. Hasta hace un año prefería que lo acompañáramos a sus viajes de estudios en el colegio, ahora prefiere que no vayamos. :( esta creciendo sin duda.

- Empieza a manifestar orgullo por sus raíces y por su familia. Mi hijo tiene 2 nacionalidades pero inclinado totalmente al Perú.

- Su etapa de "pequeño inventor" parece que ha terminado, su tiempo libre ahora es para actividades al aire libre.

- Sus habilidades sociales mejoran cada día. Ya no hay peleas y muy pocas discusiones cuando juega con su primo o con sus amigos. Comparte con ellos todo lo que sabe y tiene.

Sin duda los 8 años de nuestros hijos son muy especiales. Es la edad en la que ellos aprenden a disfrutar su independencia y así mismo sucede con mi hijo. Como mamá de un hijo único me he esforzado en FOMENTAR su independencia, que no es lo mismo que obligarlo a ser independiente. Creo que cuando vemos a nuestros hijos desarrollarse sanos y felices sin importar si son únicos o no, se dibuja en nuestro rostro aquella sonrisa de satisfacción y de orgullo que sentimos como papás.


Anny V.
Mi Hijo Único


15 de noviembre de 2013

Los beneficios de que tu hijo toque un instrumento musical

Si a tu pequeñín al igual que a mi hijo le gusta tocar un instrumento musical, enhorabuena!!. Debes fomentar esas habilidades, pues tocar un instrumento musical puede provocar cambios fundamentales en el cerebro de una persona muy joven, conformando tanto su funcionamiento como su estructura física, han asegurado recientemente unos investigadores.
Tres estudios presentados esta semana en la reunión anual de la Sociedad de Neurociencia (Society for Neuroscience), en San Diego, sugirieron que el entrenamiento musical puede lograr lo siguiente:
  • Mejorar la capacidad de una persona de procesar información de varios sentidos a la vez con efectividad.
  • Afectar la forma en que el cerebro de una persona joven se desarrolla, si comienzan a tocar música antes de los 7 años de edad.
  • Fomentar la conectividad entre las partes del cerebro asociadas con la creatividad y la improvisación.
Todos estos hallazgos podrían en última instancia conducir a unas mejores terapias para las personas con lesiones cerebrales o discapacidades del aprendizaje, aseguró en una conferencia de prensa el lunes por la tarde el Dr. Gottfried Schlaug, director del Laboratorio de Música y Neuroimágenes de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard.
"La música podría proveer un acceso alternativo a un sistema dañado o disfuncional en el cerebro", planteó Schlaug, profesor asociado de neurología de la Harvard. "La música tiene la capacidad exclusiva de pasar por canales alternativos y conectar distintas secciones del cerebro".
El primer estudio, llevado a cabo por investigadores canadienses, pidió a músicos entrenados y a personas que no eran músicos que respondieran a sensaciones de oído y tacto al mismo tiempo.
Se administraron dos sonidos al mismo tiempo que la persona recibía una sensación de tacto, que buscaba crear la ilusión perceptual de que la persona en realidad había recibido dos sensaciones de tacto.
Dado que los músicos tienen que trabajar con su instrumento, leer la partitura y escuchar los tonos que producen al mismo tiempo, los investigadores predijeron que serían más capaces de distinguir el sonido del tacto.
Es predicción resultó correcta. Las personas que no eran músicas se creyeron la ilusión, pero los músicos no, apuntó durante la conferencia de prensa la investigadora, Julie Roy, de la Universidad de Montreal.
"Los músicos pudieron ignorar los estímulos auditivos y solo reportar lo que sentían", comentó Roy, y añadió que se trata de una evidencia sólida de una mejor capacidad de procesar información de más de un sentido a la vez.
El segundo estudio conllevó escáneres cerebrales de 48 adultos chinos de 19 a 21 años de edad que contaban con al menos un año de entrenamiento musical en la niñez.
Los investigadores hallaron que las regiones cerebrales relacionadas con el oído y la autoconsciencia parecían ser más grandes en las personas que comenzaron a tomar lecciones de música antes de los 7 años de edad. Específicamente, esas áreas tendían a tener una corteza, la capa externa del cerebro, más gruesa.
Esos hallazgos parecen indicar que el entrenamiento musical puede tener un inmenso impacto sobre el cerebro en desarrollo, dado que la maduración cerebral tiende a alcanzar su punto máximo más o menos a los 7 años de edad, apuntó el investigador líder, Yunxin Wang, del Laboratorio Estatal Key de Neurociencia Cognitiva y Aprendizaje de la Universidad Normal de Pekín.
El tercer estudio halló que los circuitos cerebrales pueden ser reformados por el entrenamiento musical.
Unos investigadores suecos realizaron IRM de 39 pianistas a quienes se pidió que tocaran las teclas de un teclado especial de 12 teclas mientras se realizaban los escáneres.
Los pianistas más experimentados en la improvisación del jazz mostraron una mayor conectividad entre tres regiones importantes del lóbulo frontal del cerebro mientras improvisaban música, apuntó la autora líder, Ana Pinho, del Instituto Karolinska, en Estocolmo.
Al mismo tiempo, mostraron menos actividad en regiones cerebrales asociadas con las funciones ejecutivas, como la planificación y la organización, lo que podría significar que los improvisadores entrenados pueden generar música con poca atención o pensamiento consciente, apuntó Pinho.
Debido a que estos estudios se presentaron en una reunión médica, los datos y conclusiones deben ser considerados como preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.
Los nuevos hallazgos parecen indicar que el entrenamiento con un instrumento musical puede afectar al cerebro de formas profundas, que podrían resultar útiles tanto en la educación como en la terapia, comentó Schlaug, de la Harvard.
"Escuchar y producir música no solo es una experiencia auditiva, sino que se trata de una experiencia multisensorial y motora", señaló. "Tocar música durante mucho tiempo puede cambiar la función y la estructura del cerebro".


HealthDay

Via 

5 de noviembre de 2013

Ser una buena mamá y además libre de culpas

Nos sentimos mamás desde que sabemos que ellos viven dentro de nosotras y cuando vienen al mundo nos desvivimos por darles lo mejor o lo que realmente se merecen.
Pero, para variar el mundo nos quiere imponer "prototipos" o "modelos", en este caso un modelo de como ser una "buena madre".
El mundo o la gente nos impone una valla muy alta a la que hay que llegar para ser consideradas como tales, sino lo hago soy una "mala mamá", entonces me siento culpable y soy infeliz.

Ahora nos sentimos culpables de todo... 
  • Si tengo solo un hijo y no puedo tener más, soy culpable. 
  • Si mi hijo se enferma soy culpable por no haber prevenido la enfermedad.
  • Si mi hijo no quiere comer soy culpable.
  • Si mi hijo no quiere dormir solo, soy culpable
  • Si no pude darle el pecho, soy culpable.
  • Si trabajo todo el día y no estoy con mi hijo soy culpable
  • Si no le puedo dar a mi hijo muchos regalos, me siento culpable
Bueno podemos seguir aumentando la lista obviamente, el caso es en mi experiencia personal que tener sentimientos de culpa solo lograr arruinar tus días y las de tu familia. Seguir dando vueltas a la idea de "pude haber hecho más por mi hijo y no lo hice" solo consigue hundirte cada día un poco más.

El secreto para dejar a un lado toda esa culpa y disfrutar de nuestra faceta de madre es interiorizar que "somos ante todo seres humanos" y que no existe la madre perfecta.
Si puedes hacer algo más por el bienestar de tu hijo, es decir si está en tus manos mejorar la situación, entonces hazlo!. 

¿Tienes dudas sobre tu maternidad?, ¿piensas que estas haciendo algo mal?. Te animo a confiar más en ti misma y en tu instinto materno. Si hay alguien que puede cuidar a tus hijos del mejor modo posible esa eres tú. Si hay alguien que quiere el bienestar de tu hijo ahora y siempre, esa eres tú.


Por  tanto no dejemos que los demás decidan por nosotros, no dejemos que nos etiqueten o nos llamen "malas madres" y "egoistas". Defiéndanse! Tenemos derecho a ejercer libremente nuestra maternidad. Por ejemplo, si tengo un solo hijo por decisión propia, es mi decisión y soy yo la responsable de eso, el resto del mundo no. Sugiero además si está en tus manos, aléjarte de personas que fomenten el sentimiento de culpabilidad.

Si algo sale mal no es bueno pensar que somos las culpables de todo. Si hemos dado lo mejor de nosotras, si hemos dado todo el amor que se merecen nuestros hijos, si te has esforzado por darles una buena educación y el mejor cuidado, entonces eres una buena madre y no importa nada más.

Por lo tanto decidamos de una vez a quitarnos toda esa carga de nuestras espaldas y disfrutemos plenamente de nuestra maternidad.

Anny Velasco
Mi Hijo Único Blog

25 de octubre de 2013

¿Será mi bebé bueno en Matemática?

Si un bebé de seis meses puede distinguir entre un conjunto de 10 puntos y otro de 20 puntos, será bueno en matemáticas en prescolar. Esta es la principal conclusión de un interesante estudio realizado en el Institute for Brain Sciences de la Universidad de Duke (EEUU).

En otras palabras, si los bebés tienen la capacidad de diferenciar entre grupos de elementos grandes y grupos pequeños antes de aprender a contar, serán más propensos a desempeñarse bien en matemáticas en el futuro. La razón es que los niños aprovechan su capacidad numérica innata para, posteriormente, aprender los sistemas matemáticos simbólicos que se enseñan en la escuela.

Es decir, que "cuando los niños están adquiriendo un sistema simbólico de representación de números en el colegio, le sacan partido a su sentido numérico primitivo", explica Elizabeth Brannon, profesora de psicología y de neurociencia, y directora del estudio en DukeToday. Ese sentido primitivo sería, por lo tanto, “el bloque de construcción conceptual sobre el que se construye la capacidad matemática."

Primera fase: niños de seis meses

Según Brannon, todos los bebés vienen al mundo con un conocimiento matemático rudimentario que les permite, por ejemplo, al mirar dos conjuntos de objetos, identificar cuál de ellos es numéricamente mayor sin tener que contar ni usar números. Por ejemplo, pueden saber instintivamente que un grupo de 15 fresas es mayor que otro de seis con sólo echar un vistazo.

Para probar la relación entre ese sentido numérico primitivo y las habilidades matemáticas posteriores, Brannon y su colaborador Ariel Starr analizaron a 48 niños de seis meses de edad. En primer lugar, estudiaron la capacidad de éstos para reconocer cambios numéricos básicos.

Lo hicieron sacando partido al interés natural de los bebés por las cosas que cambian. Ese interés se expresa en la mirada. De hecho, a menudo, los científicos aprovechan la mirada de los bebés para conocer sus procesos psicológicos, pues éstas reflejan lo que les llama la atención, y en qué medida. Con este sistema se ha podido demostrar, por ejemplo, que con sólo cinco meses los niños distinguen entre sólidos y líquidos.

El experimento se hizo de la siguiente forma: los científicos colocaron a los niños frente a dos pantallas. Una de ellas mostró continuamente un conjunto con el mismo número de puntos (por ejemplo, ocho); mientras que la otra mostró cambios numéricos, con conjuntos que aumentaban o decrecían en el número de puntos. Por otro lado, los puntos de ambas pantallas cambiaron con frecuencia de tamaño y posición.

Lo que sucedió fue que los bebés más capaces de diferenciar entre dos valores numéricos miraron durante más tiempo a la pantalla numéricamente cambiante que a la otra.

Segunda fase: tres años más tarde

Los científicos volvieron a reunir a los niños cuando éstos tenían tres años y medio, y los sometieron a varias pruebas. En primer lugar, participaron en un juego de comparación numérica no simbólica. Se les presentaron dos grupos diferentes y se les pidió que eligieran cual de ellos tenían más puntos sin contarlos.

Además, los niños realizaron un test matemático estandarizado para alumnos de prescolar y, por último, fueron sometidos a una tarea verbal simple que consistía en identificar el número mayor (en palabra) que cada niño podía comprender.

Los resultados de estas pruebas demostraron que “aquellos niños que mostraron una mayor preferencia hacia la pantalla numéricamente cambiante a los seis meses, tenían un sentido numérico primitivo mejor tres años más tarde, en comparación con los niños con menor preferencia hacia dicha pantalla”, explica Starr. “Asimismo, los niños con puntuaciones más altas en la infancia rindieron mejor en los tests de matemáticas estandarizados”.

Implicaciones

Estos hallazgos respaldan la hipótesis de que un sentido matemático elemental innato es la base para la comprensión de las matemáticas a un nivel superior. Según Brannon, sugieren además que existe una conexión real entre la matemática simbólica y las habilidades cuantitativas presentes en la primera infancia, antes de que la educación conforme nuestras habilidades matemáticas.

“Nuestro estudio demuestra que el sentido numérico de los bebés es un predictor de la matemática simbólica, y que cuando los niños aprenden el significado de las palabras numéricas y de los símbolos, asocian estos significados con las representaciones numéricas preverbales que ya tenían”, concluye.

Fuente:

17 de octubre de 2013

¡CUARTO ANIVERSARIO MI HIJO ÚNICO BLOG!

Cuatro años acompañándonos, de sentirme identificada con muchas de ustedes en lo que se refiere a la maternidad. No ha sido fácil mantenerme vigente con mi blog, de hecho no lo es a la fecha. Sin embargo este blog me ha dado tantas satisfacciones que me es imposible dejarlo.

Ya no actualizo el blog como antes porque la Fibromialgia que me diagnosticaron a inicios de este año me lo impide hasta cierto punto. A veces me levanto tan débil que solo me provoca pasar acostadita en el sofá. Los días más difíciles que he tenido con esta enfermedad me han impedido siquiera prender la Pc. Así que bueno, sentarme a pensar en lo que voy a escribir también se me hace pesado...

Aprovecho los días en los que me siento bien para actualizar el blog, mantener el contacto en las redes sociales con toda mi gente de "Mi Hijo Único Fan Page" que a la fecha ya pasamos por mucho los 15,000 fans. Eso sin duda es lo que me anima a continuar. Nuestra comunidad ya no es de 100 ni de 1,000, ahora somos casi ¡¡16,000!! incluidos los fans de Twitter. 

Nuestra visitas se han mantenido igual año pasado y eso es más que suficiente para mi. Me alegra saber que cada día llegan personas nuevas a este blog y muchas deciden quedarse en el. ¡MUCHAS GRACIAS!

Algo nuevo y bueno que ocurrió este año es que me invitaron a colaborar como mamá bloguera del Portal Peruano "PADRES DE HOY". Algo que llego en el tiempo en el que andaba muy desanimada por tener un poco descuidado el blog. Así que aceptar ese nuevo emprendimiento sin duda es digno de mencionarse al cumplirse el cuarto Aniversario de "Mi Hijo Único".

Me encanta estar acompañándolas por cuatro años y deseo que todo marche bien y que estemos juntos por mucho más tiempo.

Mi blog ha crecido con mi hijo quien ya casi tiene 8 años!. Que rápido se paso el tiempo, pensar que cuando inicie este proyecto él no entendía porque mamá inició este blog y ahora él más que nadie es quien me alienta a seguir escribiendo y a continuar en este trabajo tan bonito (aunque no siempre fácil) como es ser una mamá con blog.

¡¡¡Feliz IV aniversario "MI HIJO ÚNICO" !!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...