Pequeños Músicos

Porqué deberías apoyar el desarrollo de su talento

¿Tener un solo hijo

¿Cómo asumir tu decisión

La Sociabilización en los niños

¿Cómo ayudar a mi hijo a ser sociable...

El Bullying

¿Qué hacer cuando un hijo es victima.

Postres Fáciles

Torta super fácil de yogurt

Mostrando entradas con la etiqueta hijos únicos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta hijos únicos. Mostrar todas las entradas

26 de junio de 2015

10 cosas que debes saber sobre tu hijo único

El mundo está aprendiendo a reconocer que los hijos únicos no son seres dignos de lastima, que como todos,  su vida y futuro depende mucho de como se les ha criado, los valores que se les ha inculcado y el entorno en el que se rodean. Así es ni más ni menos.

Hoy les presento según mi punto de vista y en mi experiencia como mamá de un hijo único, 10 cosas que debes saber sobre ellos. De hecho hay muchas más...

1. Tienen más juguetes que un niño con hermanos. Es más, no tienen que compartirlos con otros.

2.- Usan siempre ropa nueva, pues no heredan ropa usada ni remendada, ni percudida, ni nada del hermano mayor. :)

3.- Por lo general son niños sobreprotegidos, por los padres, los abuelos y sus tios consentidores.

4.- Son más maduros que la mayoría de sus compañeros o amigos de su edad. Puedes leer el porqué de esto en muchos artículos de este blog

5.- No tienen hermanos, pero siempre tendrán por lo menos un amigo o primo al que quieren como tal.

6.- Aunque a menudo extrañan a un compañero de juegos, han aprendido a jugar solos y a disfrutarlo.

7.- Detestan escuchar frases como "pobre, siempre jugando solo" o que le obliguen a ir a jugar o sociabilizar cuando no quieren.

8.- Si tu hijo no es el número uno de su clase, de hecho es uno de los más  aplicados.


9.- Son un poco más egocentricos que los demás

10. No serán comparados nunca con alguno de sus hermanos o hermanas, ni nunca se sentirán menos o más que ellos.
 

3 de abril de 2014

"LOS HIJOS SE VAN" - Reflexión


Esta conmovedora reflexión me la mandaron en Facebook trata de cuando los hijos se van de casa. De cuando vuelan del nido dejandolo vacío. Asumir esa partida aunque es parte de la vida, seguro no es nada fácil sobre todo para nosotras las madres. Sin embargo es una etapa que llegará y que habrá que aceptar. Esta reflexión esta muy bonita y la quiero compartir con ustedes.... 

**** LOS HIJOS SE VAN *****

Hay que aceptarlos con esa condición, 

hay que criarlos con esa idea, 

hay que asumir esa realidad.

No es que se van… es que la vida se los lleva.
Ya no eres su centro.
Ya no eres propietario, eres consejero.
No diriges, aceptas.
No mandas, acompañas.
No proyectas, respetas.
Ya necesitan otro amor, otro nido y otras perspectivas.
Ya les crecieron las alas y quieren volar.
Ya les crecieron las raíces y maduraron por dentro.
Ya les pasaron las borrascas de la adolescencia y tomaron el
timón.
Ya miraron de frente la vida y sintieron el llamado, para
vivirla por su cuenta.
Ya saben que son capaces de las mayores aventuras, y de la más
completa realización.
Ya buscaran un amor, que los respete, que quiera compartir,
sin temores ni angustias las altas y las bajas en el camino, que les
endulce el recorrido y los ayude en el fin que quieren conseguir.
Y si esa primera experiencia fue equivocada, tendrán la
sabiduría y las fuerzas, para soltarla, así, otro amor les llegará para
compartir sus vidas en armonía.
Ya no les caben las raíces en tu maceta, ni les basta tu abono
para nutrirse, ni tu agua para saciarse, ni tu protección para vivir!
Quieren crecer en otra dimensión, desarrollar su personalidad,
enfrentar el viento de la vida, al asombro del amor y al rendimiento de
sus facultades.
Tienen un camino y quieren explorarlo. Lo importante es que
sepan desandarlo.
Tienen alas y quieren abrirlas. Lo importante es que sean
limpias, de un vuelo alto y de conciencia recta.
Tienen juventud y quieren vivirla. Lo importante es el
corazón sensible, la libertad asumida y la pasión a flor de piel.
Que la rienda sea con responsabilidad, y la formación, llena
de luz.
Tú quedas adentro:
En el cimiento de su edificio.
En la raíz de su árbol.
En la corteza de su estructura
El lo profundo de su corazón.
Tú quedas atrás:
En la estela luminosa que deja el barco al partir.
En el beso que les mandas.
En el pañuelo que los despide.
En la oración que los sigue.
¡En la lágrima que los acompaña!
Tú quedas siempre en su interior, aunque cambies de lugar.


Zenaida Bacardi de Argamasilla

21 de marzo de 2014

¿Estaré educando bien a mi hijo único?

En la actualidad es muy común encontrar parejas que deciden tener un solo hijo: sus decisiones están basadas en muchas razones: situación económica, tiempo de los padres para cuidar a los hijos, políticas estatales,  por la facilidad de cuidar un hijo que dos o tres o por cualquier otra razón.

El hecho de ser hijo único no es un elemento que define por sí solo el futuro de un niño. Su evolución, como la de cualquier otro, depende de la educación que le den sus padres. El hijo único puede tener un desarrollo tan sano como el de un hijo con hermanos. 

¿Qué nos puede ayudar a educarlos bien?
  1. La relación madre-hijo desde los primeros días de vida es fundamental para la constitución subjetiva del niño. Es ella quien a través de sus caricias, miradas, palabras va moldeando en la psiquis del bebé su personalidad. Cada niño es único para su madre y la relación que se establece entre ellos es única y particular, tenga o no hermanos.
  2. Un niño que es criado rodeado de afectos, con una madre presente y atenta a las necesidades de éste, ofreciendo el espacio para que pueda descubrirse como un ser diferente a ella y con deseos propios será un adulto seguro de sí mismo. Recibir de pequeño todo el amor incondicional le da la posibilidad de más adelante poder separarse e independizarse de mamá sin angustia, porque sabe que ella está.
  3. Es importante estar atentos a medida que crece para que el niño vaya comprendiendo que no es el centro del universo y que, poco a poco, es él quien debe ir adaptándose a dicho universo y no a la inversa. Para ello, la puesta de límites con cariño es clave.
¿La soledad es característica en los hijos únicos, a diferencia de los que tienen hermanos?

El juego paralelo es natural e inevitable en los niños más pequeños. En una misma sala se pueden observar varios niños, pero cada uno jugando a su juego, con sus propias reglas y tiempos. Es a medida que crece que comienza el intercambio y el juego compartido con otros niños, ya que el chico debe tener desarrollada la capacidad de comprender ciertas reglas, la espera y el intercambio.
Una vez que el niño ingresa al jardín de infantes comienza su socialización con sus pares y el compartir pasa a ser un aprendizaje enriquecedor. En la temprana infancia es natural para cualquier niño, tenga o no hermanos, tener un fuerte sentimiento de posesividad y no querer prestar. "Es mío", suelen decir de todos sus juguetes. Este comportamiento tiene más que ver con un estado propio del desarrollo, relacionado también con la toma de conciencia de sí mismo, que con tener o no hermanos en casa.

El problema de crecer sin hermanos puede ser que todas las expectativas y las exigencias familiares estén puestas sobre él. Tal vez sea por eso que algunos estudios señalan que un hijo único crece con ideas de vencedor, debido a que sus padres proyectan en él sus propias ilusiones y siempre le exigen dar lo mejor de sí mismo. Pero nada es tan definitivo. Tanto los hijos únicos como los que tienen hermanos pasan por las mismas situaciones. No es posible medir las cualidades o defectos en relación a si un niño es hijo único o tiene hermanos.

Via

18 de diciembre de 2013

Ni más, ni menos, ¡solo hijos únicos!

La personalidad y comportamiento de tu hijo único no está ligada a su condición. Tu hijo único no tiene porque ser diferente al resto de niños con hermanos, si es que nosotros como padres nos aseguramos de brindarles una educación equilibrada, basada en la disciplina  equilibrada y el amor.

Nadie tendría porque ensalzar en demasía, ni tampoco denigrar o rebajar a los niños que no tienen hermanos, mucho menos compadecerlos porque se piense que son niños que están condenados en el futuro a la soledad.

Pensar así, es pensar que nuestro hijo único no tendrá capacidad para ser un buen amigo e ir creando relaciones interpersonales durante su vida. Lo más probable es que el problema está en nosotros los padres. Busca dentro de ti, dentro de tus propios temores, por ahí puede estar el porqué de ser tan negativos y pesimistas con respecto al futuro de nuestro hijo o hija.

Es verdad que la creencia popular da a pensar que los hijos únicos son más caprichosos y egoístas que el resto, así como que tendrían más dificultad para relacionarse con otros niños, pero esto obedece más a un mito que a la realidad, pues especialistas confirman que no es necesaria la convivencia con hermanos o la rivalidad con estos para que los hijos únicos aprendan a compartir, socializar y resolver los problemas. Si es que tu hijo va al jardín de infancia o al colegio seguro estas de acuerdo conmigo en que ahí aprenden a socializar, a competir y hasta pelear, a veces más de la cuenta.

No ensalzar a los hijos únicos no significa que nos ceguemos a las ventajas que tienen sobre el resto de niños con hermanos, como por ejemplo la capacidad para forjar una autoestima mayor, aprender a manejar mejor los momentos de soledad y fortalecer el carácter.

Esto se debe a que reciben de parte de nosotros los padres atención exclusiva, lo que hace que en el colegio por ejemplo, sean niños con un rendimiento un poco superior al resto. Mi hijo no es la excepción, siempre ha sido el niño más destacado de su clase hasta el día de hoy y no voy a negar que aunque él es un niño brillante por naturaleza, he estado muy pendiente de que sea un niño responsable con sus deberes escolares. 

Pero así como hay ventajas, también existe la parte negativa de ser hijo único, es que existe el riesgo de que los padres volquemos excesivas expectativas en nuestros hijos, llegando a abrumarlos o frustrarlos en ocasiones. Hay que tener cuidado con eso, recordemos que nuestros hijos son niños, no adultos pequeños, no les pidamos más de lo que pueden dar. 

Sin importar la razón por la que tenemos hijos únicos, debemos respetarnos. La maternidad nunca debe ser impuesta, debe surgir del corazón, y si el corazón nos dice que uno es lo que queremos, con uno nos quedaremos.

Solo concentrémonos en que nuestra labor de padres es brindar el cariño y atención que nuestro hijo se merece, sin olvidar que la disciplina en todos los niños es para bien, siempre y cuando se de con amor, con la intención de corregir, nunca con la intención de quitarnos el estrés que llevamos dentro.

Recordemos “ser hijo único no implica ningún problema”, los hijos únicos no son ni mas, ni menos. Ser hijo único es una condición a la que nuestros niños pueden sacar provecho y ser personas felices, con una gran capacidad de dar amor, lo que hará que jamás estén solos, tendrán muchos amigos y algún día formarán su propia familia.

En conclusión, aunque en general se suele pensar que tener más de un hijo ofrece algunas ventajas a lo largo de la vida, ser hijo único no implica ningún problema siempre y cuando los padres no cometamos los típicos errores como un excesivo control, sobreprotegerlos o volquemos todas nuestras expectativas sobre ellos.

Por Mi Hijo Único Blog

10 de septiembre de 2013

La personalidad del hijo único. ¿De qué depende?

Las características propias de cada niño, sus habilidades sociales, su comportamiento, su personalidad están determinadas por el ejemplo que le han transmitido sus padres y las personas con quien se rodean, el hecho de no tener hermanos no indica que será un niño lleno de defectos y problemas.

Antes por ejemplo se pensaba que por el mismo hecho de ser hijo único ese niño estaba condenado a ser una persona egoista, caprichosa, solitaria y por lo tanto infeliz de por vida. Sin embargo no existe una regla general para todos los niños que han crecido sin hermanos. Al igual que cualquier niño con hermanos podrian ser egoistas, caprichosos y envidiosos o solidarios, sociables y generosos. La clave está en el modelo familiar que cada niño tiene en su vida.

Su personalidad

No hay nada exacto para medir la personalidad de los hijos únicos. Aunque es verdad que existen ciertos aspectos similares entre ellos, la  personalidad es definida en el transcurso de su vida; moldeada obviamente por sus padres y entorno. Aún así existen estudios científicos que muestran que los hijos únicos pueden mostrarse más ambiciosos, competitivos y conservadores frente a los modelos de crianza impartidos en sus hogares. Además, tienen mejores niveles de autoestima con respecto a otros niños de su edad; gracias a su dedicación, logran sus objetivos con mayor facilidad. Además de ser más exitosos en la escuela y en la Universidad.

La clave de su educación: Los padres

Como mamá de un hijo único procuro siempre que mi hijo se desarrolle en un ambiente tranquilo en casa, que juegue todo lo que sea necesario con niños de su edad y que reciba mucho amor y cariño de la mano con disciplina equilibrada. Estoy muy satisfecha con mi hijo, es un niño cariñoso, muy educado, sociable y muy aplicado en la escuela.

Aún así sabemos que no es fácil criar a un hijo. A menudo nos preguntamos ¿lo estoy haciendo bien?. ¿Voy por el camino correcto?. Muchas veces los padres nos volvemos sobreprotectores, los hacemos el centro de nuestras emociones y de nuestras expectativas, lo que se refleja en muchas exigencias de nuestra parte. Hay que recordar que nuestros hijos son solo niños no adultos pequeños.

Por otra parte cuando los padres se sienten culpables por no darle un hermano se intenta compensar los sentimientos con excesos de todo tipo, de protección, de regalos, de exigencias, etc. Esto sin duda en el futuro nos pasará la factura. Recordemos que la clave está en el equilibrio. Que no les falte nada a nuestros hijos de lo más importante: cariño, amor, educación, alimento y disciplina. Pero que no sobre la protección, los juguetes y regalos dados sin medida, las exigencias y los mimos.

Los padres debemos evitar que nuestros hijos únicos sean el centro de nuestra vida, olvidándonos de nosotros mismos, hasta el punto que descuidemos la relación con nuestra pareja. La disciplina además se da en equipo. Ambos padres deben ponerse de acuerdo al momento de disciplinar. Siempre con amor explicando el porqué del castigo y nunca con rencor y con colera. 

La personalidad de nuestros hijos no dependen de su condición como hijos únicos o con hermanos, su personalidad, su caracter, su manera de ver el mundo lo vamos haciendo juntos. Desde sus primeros años de vida en adelante por eso es importante que como papás y/o mamás les enseñemos más que con palabras con hechos. 

Recuerden que son niños pequeños, que están en formación, aún no tienen la experiencia que tenemos los adultos, no les exigamos más de lo que pueden dar. Valoremos sus esfuerzos y elogiémoslos equilibradamente. Nunca los castigues con colera. Brinda una disciplina basada en el amor y no en el rencor. Puedes dañar su autoestima.


Si procuramos estos consejos lograremos que nuestros hijos únicos crezcan y sean adultos felices. Que no tendrán que reprocharnos nada de lo que hicimos, al contrario nos devolverán incondicionalmente todo el amor que les damos.

12 de julio de 2013

Cómo criar a un hijo único equilibradamente

Atrás quedaron las familias numerosas y cada vez es más normal ver parejas con un sólo niño, el cual suele ser estigmatizado con adjetivos como “mimado”, “malcriado” y “egoísta” pero, ¿hasta dónde esto es cierto? Los expertos nos hablan de los mitos y realidades a los que hay que enfrentarse al tener únicamente un pequeño

“Es que es hijo único”… ¿Cuántas veces hemos escuchado esta excusa para justificar el comportamiento de un niño que no sabe compartir o que es introvertido? Sin embargo, detrás de ello, existen varios errores que los padres suelen cometer al mantener toda su atención en un sólo hijo.

El doctor en psicología y pedagogía, Valentín Martínez-Otero, explica que la personalidad del hijo único depende más de cómo es criado que del hecho de no tener hermanos, por lo que los papás deben aprender a mantener un equilibrio en la educación.

“No hay que quedarse cortos, ni pasarse. Hay que llegar a una armonía porque de otra manera, se corre el riesgo de incurrir en una protección excesiva y perjudicial para el desarrollo de los hijos o, por el contrario, caer en el otro extremo: el de lo permisible y que lo haga todo”.

En el ámbito pediátrico, la doctora Pilar González, vicepresidenta de la Sociedad de Pediatría de Madrid y Castilla-La Mancha, y el Jefe de Pediatría del hospital Quirón Bizkaia, el doctor Iñigo Echániz Urcelay, concuerdan en que no hay pruebas de que un hijo único pueda ser más enfermizo que aquel que está rodeado de hermanos, a pesar de la sobre protección que pueda tener.

“No recibe más cuidados el hijo único en relación a algún hijo que tenga algún problema cuando tiene más hermanos. Además, no hay más hipocondría entre los adultos que han sido hijos únicos”, asegura González.

El hijo de mami y papi

Al ser el único retoño, es comprensible que la pareja quiera protegerlo con su vida, sin embargo, llevar esto a un extremo puede provocar que el hijo no sepa desenvolverse con facilidad en sociedad, detalla Martínez-Otero.

“El hecho de que los padres estén muy pendientes del unigénito dificulta a veces el desarrollo de su autonomía y nos encontramos con facilidad que puede ser un niño frágil e inseguro precisamente porque puede estar sobre protegido”.

Para evitar esto, es importante que desde muy pequeño, aprenda a convivir con otros niños, ya sean amigos de la escuela, primos o que se le fomente la cultura del deporte en equipo como ejemplifica el psicólogo.

“Bien a través de campamentos ahora aprovechando el verano o de actividades extraescolares que por otra parte, brindan posibilidades de que ese niño o ese pre adolescente se relacione con otros compañeros y salga del egocentrismo”.

Por otra parte, los expertos coinciden en que hay que saber ponerle reglas y mantener la disciplina, pues el ser muy permisivos podría derivar en un descontrol total de su actitud.

“En ocasiones puede ser un tanto despótico y un tanto tiránico con sus padres porque él se hace fuerte en esa posición y llega el momento en el que puede tornarse exigente”, asegura el psicólogo.

El pediatra Iñigo Echániz es contundente: “Hoy en día, en general, todas las familias cometen el error de sobre proteger a sus hijos y de ser demasiado permisivos con ellos”.

Sin estrés y con mucho amor

Una de las ventajas de ser hijo único, es que el cariño de los padres es sólo para él, lo que le puede dar mucha seguridad a la hora de afrontar retos en la vida pero, de nuevo, la pareja debe ser muy cuidadosa para no convertir su atención en presiones que puedan estresar al niño, según explica el psicólogo y pedagogo Martínez-Otero.

“El hijo único puede verse sobre presionado porque su responsabilidad es creciente, al igual que su deseo por satisfacer las expectativas de los padres. El hecho de no cumplir estos objetivos puede generar una mayor frustración”.

En palabras del psicólogo: “El hecho de que no haya más hijos permite a los padres brindar una educación más a la medida y con posibilidades de darle también actividades complementarias, que el caso de que tuvieran muchos hijos, serían inviables, como el deporte o la música”.

En ese sentido, la pediatra agrega que existen varios estudios que aseguran que los adultos criados como hijos únicos suelen ser más seguros de si mismos y mejores líderes.

“No tienen problemas de relación social, que era uno de los miedos que suelen tener los padres. Es gente que aprende a disfrutar de su soledad, pero en el entorno externo son más sociables”.

Mientras que su colega de, el doctor Echániz, subraya que no hay estudios suficientes que señalen grandes diferencias en su rama entre un hijo único y uno que no lo es.

Para todo hay solución

Bien dicen que nadie nos enseña a ser padres y es comprensible que hayas cometido algunos errores en la educación de tu hijo, pero no te preocupes y mejor ocúpate pues, de acuerdo con el doctor Martínez-Otero, siempre se puede arreglar.

“Como suele decirse popularmente, nunca es tarde. Habría que comenzar de manera gradual, porque no es algo de la noche a la mañana y trabajar en la independencia de los hijos. Ya no se trataría tanto de que estuviera en la órbita de sus padres y que, de alguna manera, se vaya favoreciendo el que tenga actividades autónomas”.

También habrá que sentarse con el crío y conversar sobre nuevas normas, que deberán ser respetadas.

Lo importante, concluyen los expertos, es que se envíe un mensaje positivo sobre los hijos únicos y se les eduque de manera que puedan desarrollarse con facilidad dentro de la sociedad.



Fuente: EFE Salud
Desde : Adopty

19 de junio de 2013

Ni solitario ni egoista, ¡solo hijo único!

Que les gusta ser el centro de atención, que son egoístas y malcriados, son solo algunos de los estereotipos sobre los hijos únicos. Pero, ¿qué tanto de verdad hay en esto? Una hija única y madre de otra parece tener la respuesta.

"Me encanta ser el centro de atención, convierto cualquier conversación en una historia sobre mi vida. La vida social es fundamental y me siento sola fácilmente. Soy sensible porque nunca tuve un hermano que me ayudara a ser más fuerte. En otras palabras, soy hija única y, lo más probable, es que le pase estos rasgos a mi hija que también lo es".

Estos fueron los problemas que la periodista Farah L. Miller del HuffingtonPost le confió a Lauren Sandler, también madre de una hija única y autora del libro “One and Only: The Freedom of Having an Only Child and the Joy of Being One” (El único: la libertad de tener un hijo único y la alegría de serlo). Pero pronto, Sandler le probó lo contrario, mientras tomaban café, Sandler explicó que hay muy poca evidencia que apoye los estereotipos sobre quienes tienen a sus padres solo para ellos.

Los tres mitos más grandes, afirma la autora, se resumen en que son solitarios, egoístas y mal adaptados. Así suele referirse la gente al hablar de los hijos únicos a pesar de que hay cientos de estudios que demuestran que no son diferentes de aquellos que tienen hermanos.

Esta manera de pensar tiene consecuencias: “Estos estereotipos invaden las vidas de los padres, particularmente de las madres. Tienen su primer hijo para ellos y el segundo para que acompañe al primero. Si lo hacen porque los hijos únicos se ‘malogran’, están equivocados”, afirma Sandler. Estos son los hechos que la apoyan:

Los hijos únicos no están solos

Los niños en edad escolar no se sienten más solos que los otros niños. Sin embargo, los que viven en zonas rurales pueden sentirse un poco más solos y los adolescentes se sienten aislados porque son adolescentes. Los hijos únicos, cuando llegan a la adultez, pueden experimentar la soledad al adaptarse a ciertas necesidades y al envejecimiento de sus padres. “Para mí, tener otro hijo solo para que mi primera hija tenga un hermano cuando yo muera no es una razón para hacerlo”, comenta Sandler.

Los hijos únicos son más egoístas

“Nosotros nos volvemos personas generosas y respetuosas. Le damos mucho peso a nuestras relaciones, tenemos la tendencia a ser amigos muy generosos y no somos más narcisistas que los demás. Por alguna razón, los investigadores no lo pueden creer y siguen haciendo estudios”.

No todos los hijos únicos son malcriados

Al menos no más que cualquier otro niño. Al respecto, la autora cuenta que “hay una noción de que los hijos únicos son malcriados porque sus padres les dan todo y terminan con un pony en el patio, una tiara de diamantes y hacen pataletas cuando no consiguen lo que quieren. Así no fuimos mi hija ni yo”.

Los hijos únicos no se adaptan mal

“Toda la información muestra que, mientras un niño vaya a la escuela, sociabilizará”, explica la autora y agrega: “Soy de las personas que comienzan una fiesta. Yo compré una casa con mis amigos”.

Los hijos únicos sí tienen fortalezas compartidas

Metas altas, inteligencia y autoestima. Como nos criamos en un ambiente “muy verbal”, hablamos mucho y de temas profundos. Pero Sandler comenta que, de la misma manera en la que tener varios hijos no debe ser una razón para evitar caer en los estereotipos, mejorar las calificaciones de tu hijo único tampoco es una razón para no tener más.

Los hijos únicos son iguales que los mayores, pero diferentes

Esa es la conclusión a la que llegó Frank J. Sulloway, autor del libro “Born to Rebel” (Nacido para rebelarse) y cuyo argumento comparte Sandler. Al igual que los mayores, los hijos únicos tienden a ser más conservadores, pero como los menores, suelen innovar. En palabras de Sulloway, “tienen más libertad para definirse a sí mismos”.

No hay buenas o las malas elecciones

Los estereotipos indipadres can que los que crían a un hijo único les hacen llevar una carga de por vida. La meta de Sandler, dice, es “desbalancear esa noción” y liberar a los padres del miedo de que le están arruinando la vida a su hijo. La autora también les da algunos consejos a los padres para que inviertan su tiempo “libre”.

Puedes cambiar de opinión. Pero no a todo el mundo y no para siempre, pero tal vez. “Lo que sé es que mi hija va a ser la única”, dice Sandler. “Aún tengo 38 años y tuve la suerte de tener un embarazo sin complicaciones. ¿Quién sabe? Sin embargo, quiero que la decisión sea mía y de mi pareja y que no sea la cultura la que me diga que soy una madre horrible”, agrega.

Todo sugiere que si no tienes otro, tu hijo único va a estar bien. Podrá ser sociable y buscar un mejor amigo o amiga en cada nuevo salón de clases. Tal vez crezca para ser alguien independiente que necesita pasar un buen tiempo a solas. O tal vez quiera un poco de ambas cosas. Y nada de esto será porque “no le diste” un hermanito.

Fuente:
Fucsia

18 de abril de 2013

La decisión de tener un solo hijo

En las últimas décadas el paradigma de familia ha cambiado. Las clásicas familias numerosas cada vez son menos y es muy probable que alguna de tus amigas también tenga un solo hijo.

Lo cierto es que a pesar de que esto se esté volviendo muy popular, todavía se sigue juzgando las decisiones tomadas por voluntad propia en lo que respecta a la maternidad. Tal parece "el mundo" quiere imponernos que el modelo ideal de familia son de dos hijos a más y como ya lo hemos dicho antes, jamás uno solo o ninguno.

Sin embargo las decisiones de las mujeres sobre el tener hijos o no, les pertenece solo a ellas. Lo mismo tiene que ver con la decisión de muchas de optar por un solo hijo. Nadie debería juzgar el número de hijos que se va a tener. Lo cierto es que aún muchas nos sentimos juzgadas, criticadas y mal vistas.

Es un poco diferente en el caso de las mujeres que por circunstancias ajenas a su voluntad tienen solamente un hijo. A ellas no se las juzga o critica, a ellas se las compadece. ¡¡Que gran error!!. La gente no se da cuenta que con sus comentarios pueden estar sumiendo en la frustración y/o depresión a muchas madres que se imaginaban con muchos hijos y que la vida les ha regalado la oportunidad de ser madres de uno solo. Decimos todo esto porque nos escriben muchas lectoras de todas partes del mundo con sentimientos muy negativos y muy influenciadas obviamente por su entorno más cercano.

Si vives con tu pareja la decisión de tener un solo hijo debe ser tomada por ambos. Nunca llegarán a buen puerto si cada uno quiere por su lado.
Además los expertos advierten claramente una cosa: que una vez que se toma la decisión de no procrear más, hay que vivir con ella y estar dispuestos a enfrentarlo. Pueden llegar dudas de repente, nos pasó a todas en algún momento. Sin embargo nunca tomemos decisiones sin pensar. Nuestro corazón debe ponerse de acuerdo con nuestra razón, cuando eso suceda tomaremos la decisión correcta. Es decir tener un hijo más, o no.

Como padres de hijos únicos no debemos caer en el error de intentar compensar la ausencia de un hermano con cosas materiales o darles atención en exceso. Es preferible darles las oportunidades para interactuar con otros niños de su edad y sin son familiares como primos, es mejor.

Se habla mucho de que los padres de hijos únicos somos sobreprotectores, pero yo creo que eso es muy relativo. Ese riesgo siempre está ahí, para cualquier papá o mamá. No importa cuantos hijos tengamos, uno, dos o tres todos podemos cometer errores. Por lo tanto no debemos establecer diferencias, ni permitir que nos impongan etiquetas.

Tener un solo hijo no debe verse como algo malo jamás!. Para ser madres nos basta con uno. La decisión de una mujer de tener un solo hijo debe ser respetada al igual como la decisión de no tener hijos, o tener más de dos. Ya es tiempo de que el mundo lo entienda y no se nos juzgue equivocadamente.

No somos egoistas por nuestras decisiones en lo que a maternidad se refiere. Tener un hijo es una cuestión de amor y responsabilidad. La felicidad de la familia no tiene nada que ver con el número de integrantes. Se supone que así debería ser...





18 de diciembre de 2012

Cómo ha cambiado la imagen del hijo único

La imagen de los hijos únicos conforme han pasado los años ha ido cambiando. Desde este blog nos hemos esforzado por difundir la buena imagen con la que gozan hoy en día los hijos únicos. Es cierto que todavía persiste la gente que agobia a más de una madre con aquellos estereótipos cansados que vienen desde el siglo pasado. Sin embargo puedo asegurar que nuestros hijos únicos en un futuro cercano ya no serán señalados como egoistas, mimados, caprichosos, introvertidos y poco sociables solo por el simple hecho de ser hijos únicos.

Hoy se ha descubierto basándose en estudios cientificos que los hijos únicos aunque de hecho se han criado en un ambiente distinto al de niños con hermanos, son tan iguales, normales y con la mismas oportunidades que la de cualquier niño.

¿Qué exactamente ha cambiado en los hijos únicos?.

Ha cambiado su imagen de poco sociable con muy sociable, la imagen de egoista con generoso, inseguro e introvertido con muy seguro y extrovertido. Además de ser considerados como personas que actuan con madurez, creatividad y con una capacidad intelectual superior a los que no se criaron como hijos únicos.

¿De que ha dependido?

No de su condición definitivamente. No se puede generalizar y decir que por el simple hecho de ser hijo único tiene que mostrar solo cualidades positivas, de hecho puede existir la posibilidad de desarrollar conductas negativas. Sin embargo se ha demostrado que el futuro de un niño sea hijo único o tenga hermanos está condicionada a la educación que ha recibido de sus padres, así como a la influencia de su entorno en el que se ha desarrollado.

De ahí que los padres debemos tener cuidado de no cometer los clásicos errores que se asociaban con la crianza de un hijo único, como por ejemplo, la excesiva protección del niño. Lo que ha pasado es que conforme pasan los años, los padres nos informamos mejor y mejoramos el trato con nuestros hijos, por lo tanto los errores que cometian en el pasado criando a hijos únicos, hoy en día ya no se repiten.

Hijo único seguro de si mismo

Esto es una de los aspectos en lo que los hijos únicos han cambiado. Obviamente al estar mucho tiempo con nosotros los padres, los padres tenemos más oportunidades de concentrarnos en sus cualidades y virtudes, les delegamos responsabilidades acorde a su edad y el resultado de todo esto es seres con una buena autoestima y un grado de seguridad en si mismos envidiable.

Hijo único si pero solo no

Porque siempre estará rodeado de gente que lo quiere no podemos jamás etiquetarlos como solos, y los momentos de soledad que tendrán de hecho servirán para avivar su creatividad e imaginación. "Con mi hijo lo he podido comprobar, el casi nunca se aburre porque su mente siempre anda ocupada en algo. Puedo casi asegurar que no cambiará en este aspecto hasta que llegue a ser adulto".

Capacidades intelectuales superiores

Hay estudios cientificos comprobados que afirman que los hijos únicos tienen más oportunidades de desarrollar su intelecto, debido a la exclusiva atención que reciben desde pequeños. De hecho es su característica principal en la actualidad.

Generosos

La atención exclusiva de sus padres, lejos de volverlos egoistas como normalmente se etiqueta a los hijos únicos, podría hacerlos sentir tan satisfechos que les permitiría compartir con mayor facilidad, aún cuando no lo hayan hecho en la infancia.
Si tu hijo no comparte es posible sea producto de su edad, sin embargo con un buen ejemplo y la guia necesaria esta característica ira desapareciendo dejandote a un niño muy generoso y lo digo por experiencia propia como mamá de un hijo único.

Como hemos visto tenemos muchas razones para estar tranquilas criando adecuadamente a nuestros hijos. Los mitos que hacian referencia a los hijos únicos no son más que eso, simples mitos. El futuro de nuestros hijos lo estamos escribiendo juntos, nada esta dicho aún. Los buenos resultados los veremos poco a poco.

Recuerda que si no tenemos cuidado nuestros hijos únicos también pueden desarrollar características negativas como la manipulación, el creerse el rey de la casa al que tienen que cumplirle hasta el más mínimo deseo y ser poco sociables si no le damos la oportunidad de jugar e interactuar con sus pares.

La clave está en la forma de crianza.

22 de octubre de 2012

A compartir se aprende

A compartir se aprende y con el tiempo. Así que si eres de las madres que continuamente se preguntan ¿Por qué mi hijo no comparte sus cosas? la razón puede ser sencillamente porque no está preparado aún para dar ese paso.

El compartir no es algo innato en los niños, es decir nuestros hijos no nacen sabiéndolo, sino que es un comportamiento que lo ira adquiriendo conforme pasen los años.

Por lo que si estas en la lucha para que tu hijo preste sus juguetes, comparta alguna comida o golosina con su primito o amiguito y no ves ningún avance no tienes de que preocuparte pues lo más probable es que no ha madurado lo suficiente a nivel emocional y social.

17 de septiembre de 2012

¿Tienes un solo hijo?. Prepárate para responder preguntas incómodas

Comenzaré diciendo que me gusta mucho responder sus consultas las hay de todo tipo, en cuanto a la salud de sus pekes de lo que conozco muy poco como para arriesgarme a recomendar algo específico, para eso están los Pediatras, del tipo de crianza que están dando, de los berrinches, de cuantos hijos deberían tener, de como pueden sociabilizar mejor los hijos únicos, en fin todos los días por lo menos contesto un email y eso me hace sentir bastante bien. Pero siendo sincera hay preguntas que me hacen y que precisamente no soy yo la que debe responder.

Me refiero a esas típica preguntas que te hace la gente, tus amigos y familia cuando se enteran de que solo tienes un hijo. Ya se que tal vez muchos piensen que las madres de hijos únicos somos muy exageradas y que no debemos hacernos un mundo sobre esto, pero quien mejor que nosotras mismas para entendernos y concordar entre si que esto en ocasiones cansa y abruma. Por lo cual cada una de nosotras debe estar preparada para responder como querramos o según esté nuestro humor porque la verdad eso también influye.

Así que con tener que pensar qué le digo a la gente es más que suficiente para mi como para ponerme a pensar todas las respuesta de otras personas. Por lo que decidí que lo mejor es escribir este post para que si gustas recurras a el por una idea bien pensada o sencillamente por una respuesta evasiva. Puede que lo tomes solo como un ejemplo o una forma de guiarte.

Ante la pregunta o comentario:

1. ¿No piensas darle un hermanito a Juanito?
Tienes varias opciones para responder una es cambiando de tema o distrayendo la atención con otra pregunta. Puedes decir por ejemplo ¿Dónde se fueron ustedes de vacaciones este año??.
O si prefieres simplemente contesta de forma directa pero muy segura:
"No. Solo queremos un hijo".

2. ¿Por qué sólo quieres un hijo(a)?

Distrayendo con una pregunta puede ser : ¿Esos zapatos son nuevos?, ¿Dónde compraste esa blusa?.... o de forma directa y con mucha seguridad : "Es una decisión familiar que nos parece correcta a nosotros" y punto no le des más vueltas de lo contrario preparate para las re preguntas.

3. ¿No crees que Kevin se siente solo sin un hermanito?

Distracción: Disculpa, creo que mi celular está sonando...
Forma directa: El nunca está solo, tiene un montón de amigos, primos y compañeros de clase.

4. ¿Tienen algún problema o porqué no tienen más hijos?

Distracción: ¿Qué esta haciendo mi hijo?? voy a verlo...

Contestando de forma segura y directa sería: "No, es simplemente una decisión familiar". Obviamente si no es por decisión propia puedes explicar tus razones si lo deseas.

5. Ten cuidado, es fácil malcriar a los hijos únicos.

Distracción: "Si que hace calor aquí...."
Forma directa:  "Eso no aplica solo a los hijos únicos. Pero si, lo vamos a tener en cuenta".

Estas son solo algunas preguntas que las lectoras de "Mi Hijo Único" han tenido que responder. Muchas me preguntan ¿Les contesto o no les contesto?. Yo pienso que cada quien es libre de que tanta importancia le de a  sus respuestas. Por ejemplo algunas mamás de hijos únicos evaden a estas preguntas incómodas para no tener que dar detalles y eso es cuestión personal. Al fin y al cabo muchas están hartas de responder con sinceridad y que no se las entienda. Otras prefieren explicar con lujo de detalle el porqué de su decisión que incluye a veces explicar razones de salud, económicas, trabajo o simplemente decisión propia.

Cada quien decide si responde o no responde. Personalmente siempre doy una respuesta directa y segura a cualquier pregunta de este tipo, pero si ya empiezan con re preguntas ya no contesto, después de todo es una decisión personal o de pareja y al resto no les debe de importar.

22 de agosto de 2012

¿Todos los hijos únicos son iguales?

Con honestidad, ¿te has hecho esta pregunta alguna vez?. Por alguna razón mucha gente quiere hacernos creer que si. Nos piden que tengamos más de uno. Consideran que ese es el modelo a seguir, dos minímo, pero nunca jamás esta bien un solo hijo o hija.  

Por lo general, cualquier rasgo negativo que se ve en un niño o niña se le atribuye a su estado o condición de único. Ya habrás escuchado la típica frase "es que es hijo(a) único(a)" y, paradójicamente, esta gente tiene en mente los rasgos típicamente en conflicto entre sí. Por ejemplo dicen, "es que ellos son demasiado tímidos" , "lo que pasa es que es hijo único". O si son sociables y hablan mucho "es que es hijo único y tienen que ser el centro de atención" afirman. ¿Quien los entiende??

Haber, los hijos únicos ¿son tímidos o son sociables?. O Siempre son lideres o siempre siguen a la multitud. O son demasiado callados o hablan demasiado. O son solitarios o  les gusta siempre estar cerca de otros niños. O son demasiado inmaduros o actúan demasiado maduros para su edad. Diganme, ¿Pueden los hijos únicos ser o manifestar todas esas cosas a la vez??.

Obviamente noo. Los hijos únicos son tan únicos como cualquier niño con hermanos. Algunos serán muy timidos, otros muy sociales, otros callados y otros que hablen mucho. Otros no serán ni muy sociables ni muy callados. Lo cierto es que cualquiera de esos rasgos de personalidad lo podemos encontrar en niños con hermanos. 

Entonces eso quiere decir que como padres de hijos únicos jamás lleguemos a la conclusión  de que si nuestro hijo o hija se porta constantemente mal o manifiesta una mala conducta es porque no tiene hermanos. Si un comportamiento es inaceptable trabajemos en él. Enséñeles la forma correcta de comportarse. Todos los niños únicos o no tienen cosas que necesitan ser trabajadas y todos los padres tenemos que hacer el esfuerzo por criarlos de la mejor manera, independientemente si somos padres de uno solo o de más.

Si
no tienes un solo hijo no te formes una opinión equivocada de los hijos únicos. Por favor te pedimos no generalizar. Sabemos que cada niño es único y especial. Si tienes varios hijos sabes que cada uno de tus hijos tiene su propia personalidad y que somos los padres los responsables de ir guiandolos y formándolos. ¿Que todos los hijos únicos son iguales? no. Algunos rasgos comunes podemos encontrar pero no todos son iguales.

19 de marzo de 2012

¿Egoista yo por tener un solo hijo?

Si tienes un hijo único como yo lo tengo es muy posible que te preguntes si esta condición de único podria representar un problema para él, o también puede que te afecte lo que muchos pueden pensar de ti, de que una madre o en todo caso los padres que eligen quedarse con un solo hijo son egoistas. Pero, ¿realmente es asi?, ¿somos egoistas?.

7 de marzo de 2012

¿Pensando en el segundo hijo?

Constantemente me escriben y me preguntan si deberían optar por un segundo hijo más. Obviamente son mamás de hijos únicos que tienen muchas dudas y como que esperan de mi el "empujoncito" que les hace falta para de una vez decidirse. Pero vamos, yo jamás recomendaría el número de hijos que alguien debería tener. Es una cuestión muy personal o una decisión en pareja. Pero voy aclarar solo algunos puntos...

18 de enero de 2012

Tener un solo hijo...¿Porqué aumenta esta tendencia?

No solo lo dicen las estadisticas a nivel mundial también todos lo podemos observar. Lo observo en la gente que me rodea y en algunas de mis amigas, quienes han elegido tener un solo hijo. Si, por decisión propia por que consideraron que era lo mejor para sus familias y sin ir tan lejos mi esposo y yo tomamos una decisión similar. El mundo entero nota que ésta tendencia va en aumento.

Hace unos dias alguien me preguntó si conocía las razones por las que observamos más parejas con un solo hijo. Lo que pude decir es que las estadísticas no se equivocan, que efectivamente los índices de natalidad disminuyen a nivel mundial y se vislumbra una sociedad de hijos únicos. Pareciera que aquel modelo familiar de hijo único que en China esta impuesto como medida de control demográfico se está globalizando naturalmente en el resto del mundo.

13 de noviembre de 2011

Una razón más por la que tengo un hijo único

Alguien me pregunta ¿no vas a tener más hijos?, ya sonriendo porque esperaba la pregunta le digo no, y porqué me contesta, y para no darle más vueltas al asunto y explicar mis multiples y muchas veces incomprendidas razones contesto porque me siento completa con mi hijo y mi hijo es feliz.
No me gusta y de hecho no explico todas mis motivos por las que mi esposo y yo decidimos quedarnos solo con un hijo. Siento que las decisiones de una pareja deben ser respetadas y que andar averiguando o peor aún criticando el porque optamos por esto o esto no tiene ningún sentido, ni beneficio alguno.

4 de noviembre de 2011

Hijos únicos, ¿cómo evitar consentir demasiado?


Ser hijo único siempre ha sido muy criticado, los tildan de consentidos, mimados o mandones, pero todo depende del niño, de la educación recibida y de su entorno.

El mayor temor: La soledad del hijo único

“Uno de los grandes temores de los padres es que sus hijos se sientan solos, sin embargo esto no es porque no tenga hermanos o no esté rodeado de otros niños. Un hijo único se va a sentir solo si es que los padres no le brindan tiempo y calidad de vida”, dijo el psicoterapeuta Ricarte Cortez.

Para evitar que el niño se sienta solo, los padres deben buscar mecanismos que le permitan relacionarse con otros niños de su edad, llevarlos al nido, a las guarderías y al colegio, es una manera de que aprenda a relacionarse de igual a igual.

18 de junio de 2011

Sin hermanos y felices!

Así considero que son los hijos únicos cuyos padres les brindan las mismas oportunidades que tiene cualquier niño con hermanos. Estoy convencida que mi hijo a pesar de no tenerlos es felíz y no creo que esa situación en su adultez pueda cambiar tanto que le pueda afectar hasta el punto de considerarse un ser infelíz y desdichado.

Porsupuesto todavía hay gente que compadece a los hijos únicos. Ya saben, nos muestran lo poco tolerables que son, lo faltos de educación y la ignorancia le brota por los poros. Gracias a Dios yo no me he chocado con gente que haya soltado la frase típica a la que muchos padres de hijos únicos se enfrentan constantemente, "pobrecito...".

30 de mayo de 2011

"Con un hijo me basta y me sobra"


Ser mamá es lo mejor que le ocurre a una mujer, de eso no me queda ni pizca de duda y yo con mi hijo me siento completamente realizada y felíz.

Con él paso la mayor parte del día, como saben no trabajo fuera de casa y estoy tratando de ganar algo de dinero desde mi hogar, por lo que me pongo a pensar que si teniendo un solo hijo el tiempo me da a las justas para hacer las labores normales de una ama de casa y mamá, además de dedicarle un tiempo a éste blog y al trabajo que realizo, ¿cómo sería mi vida si tuviera por lo menos un hijo más?.

No se, me volveria loca talvez?, posiblemente estoy exagerando. Lo que si se es que para mi la maternidad definitivamente con un hijo es más sencilla que con dos o tres. Mi hijo acapara mucho de mi  y me siento felíz de atenderlo, de tener el tiempo para enseñarle muchas cosas y no sentirme agotada y estresada, por lo que estoy convencida que haber optado por uno es lo mejor para mi familia.

Yo escucho y leo de mamás que son felices criando a tres o más hijos y jamás lo cuestionaría, pero a mi modo de ver terminan más agotadas, y porsupuesto estoy segura que los beneficios y alegrias que dan los hijos superan a los costos, no obstante, en mi caso personal esto no es aplicable.

Claro que cuando era muy joven soñaba con tener dos hijos, pero ahora que tengo a un hombrecito veo la realidad y se me hace suficiente para el ritmo de vida que llevo. No se si podria conservar mi buen humor con dos o más hijos, siempre digo que con mi enano y lo curioso e inquieto que es me basta y me sobra.
Asi que para mi es más sencilla la vida con uno solo y no se si habrán mamás de dos o más hijos que compartan mi opinión, tal vez si lo hay y no lo digan, no lo se, pero definitivamente en mi caso tener un hijo más significaría algo más que un apuro económico, implicaría sacar más tiempo y eso si creo que es difícil de conseguir en los días tan agitados que vivimos, pues yo soy de las que piensan que un hijo no solo necesita calidad de tiempo sino también cantidad, sobre todo en sus primeros años de vida y eso es lo que gracias a Dios tengo y no lo quiero cambiar.

Además no estoy tan lejos de la realidad pues en efecto, las investigaciones que se han hecho sobre el tema han concluido precisamente que mientras menos hijos, mayor satisfacción. Lo dijo Hans-Peter Kohler, un sociólogo de la población en la Universidad de Pennsylvania, que comprobó, a través de una encuesta, que las mujeres con un hijo afirmaban estar más satisfechas con sus vidas que las mujeres con más de uno y aqui en el blog también lo hemos mencionado antes.

Quizá puedo parecer egoista para algunos, quizá digan que solo pienso en mi misma, pero la verdad no es asi. Yo considero que el mejor regalo que le puedo dar a mi hijo es mi tiempo, es lo más valioso que compartirmos y tener uno más implicaría un cambio de vida para mi, implicaría tener que trabajar fuera de casa y hacer totalmente cambios drásticos para lo cual no estoy preparada, así que considero que esta decisión no es pensando en mi propio bienestar sino en el bienestar de toda mi pequeña pero gran familia.

Algunas mamás dicen que cuando llega otro hijo la felicidad se duplica y les creo desde el corazón, pero se también que se duplica el trabajo y la responsabilidad.  Respeto la decisión de muchas mujeres que decidieron tener más de uno, definitivamente su ardua labor se ve recompensada día a día con el amor tan puro que dan los hijos.

Si esto lo leyera mi suegra seguro diria que lo que pasa aquí es que soy una floja y nada más jiji, pero bueno no es así, para mi los tiempos de antes para criar hijos no son iguales a los de ahora, así que humildemente si de mi depende y Dios lo permite, me quedo solo con uno porque con un hijo me basta y me sobra...

Anny 
Mi Hijo Único

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...