Pequeños Músicos

Porqué deberías apoyar el desarrollo de su talento

¿Tener un solo hijo

¿Cómo asumir tu decisión

La Sociabilización en los niños

¿Cómo ayudar a mi hijo a ser sociable...

El Bullying

¿Qué hacer cuando un hijo es victima.

Postres Fáciles

Torta super fácil de yogurt

18 de diciembre de 2013

Ni más, ni menos, ¡solo hijos únicos!

La personalidad y comportamiento de tu hijo único no está ligada a su condición. Tu hijo único no tiene porque ser diferente al resto de niños con hermanos, si es que nosotros como padres nos aseguramos de brindarles una educación equilibrada, basada en la disciplina  equilibrada y el amor.

Nadie tendría porque ensalzar en demasía, ni tampoco denigrar o rebajar a los niños que no tienen hermanos, mucho menos compadecerlos porque se piense que son niños que están condenados en el futuro a la soledad.

Pensar así, es pensar que nuestro hijo único no tendrá capacidad para ser un buen amigo e ir creando relaciones interpersonales durante su vida. Lo más probable es que el problema está en nosotros los padres. Busca dentro de ti, dentro de tus propios temores, por ahí puede estar el porqué de ser tan negativos y pesimistas con respecto al futuro de nuestro hijo o hija.

Es verdad que la creencia popular da a pensar que los hijos únicos son más caprichosos y egoístas que el resto, así como que tendrían más dificultad para relacionarse con otros niños, pero esto obedece más a un mito que a la realidad, pues especialistas confirman que no es necesaria la convivencia con hermanos o la rivalidad con estos para que los hijos únicos aprendan a compartir, socializar y resolver los problemas. Si es que tu hijo va al jardín de infancia o al colegio seguro estas de acuerdo conmigo en que ahí aprenden a socializar, a competir y hasta pelear, a veces más de la cuenta.

No ensalzar a los hijos únicos no significa que nos ceguemos a las ventajas que tienen sobre el resto de niños con hermanos, como por ejemplo la capacidad para forjar una autoestima mayor, aprender a manejar mejor los momentos de soledad y fortalecer el carácter.

Esto se debe a que reciben de parte de nosotros los padres atención exclusiva, lo que hace que en el colegio por ejemplo, sean niños con un rendimiento un poco superior al resto. Mi hijo no es la excepción, siempre ha sido el niño más destacado de su clase hasta el día de hoy y no voy a negar que aunque él es un niño brillante por naturaleza, he estado muy pendiente de que sea un niño responsable con sus deberes escolares. 

Pero así como hay ventajas, también existe la parte negativa de ser hijo único, es que existe el riesgo de que los padres volquemos excesivas expectativas en nuestros hijos, llegando a abrumarlos o frustrarlos en ocasiones. Hay que tener cuidado con eso, recordemos que nuestros hijos son niños, no adultos pequeños, no les pidamos más de lo que pueden dar. 

Sin importar la razón por la que tenemos hijos únicos, debemos respetarnos. La maternidad nunca debe ser impuesta, debe surgir del corazón, y si el corazón nos dice que uno es lo que queremos, con uno nos quedaremos.

Solo concentrémonos en que nuestra labor de padres es brindar el cariño y atención que nuestro hijo se merece, sin olvidar que la disciplina en todos los niños es para bien, siempre y cuando se de con amor, con la intención de corregir, nunca con la intención de quitarnos el estrés que llevamos dentro.

Recordemos “ser hijo único no implica ningún problema”, los hijos únicos no son ni mas, ni menos. Ser hijo único es una condición a la que nuestros niños pueden sacar provecho y ser personas felices, con una gran capacidad de dar amor, lo que hará que jamás estén solos, tendrán muchos amigos y algún día formarán su propia familia.

En conclusión, aunque en general se suele pensar que tener más de un hijo ofrece algunas ventajas a lo largo de la vida, ser hijo único no implica ningún problema siempre y cuando los padres no cometamos los típicos errores como un excesivo control, sobreprotegerlos o volquemos todas nuestras expectativas sobre ellos.

Por Mi Hijo Único Blog

5 de diciembre de 2013

Así se desarrolla mi hijo a los 8 años


Continuando con los post que vengo escribiendo cada año sobre el desarrollo de mi hijo, hoy les comparto como mi hijo ha ido creciendo  y madurando en todos los sentidos ahora que ya tiene 8 años. Me conmuevo al pensar que mi bebé ya no es un bebé y que esta pasando de ser un niño chiquito a un niño grande. A cuantas nos pasará que eso nos deja algo de nostalgia en el corazón, que quisieramos detener el tiempo para disfrutarlos más, en fin, cosas que sentimos las mamás...

Todos los niños son diferentes, cada uno se desarrolla a su propio ritmo, de eso no hay duda, sin embargo hay características comunes en cada etapa de su desarrollo, lo que quiere decir que puede haber muchas coincidencias con tu hijo y el mio si tienen 8 años de edad.

Aquí les dejo solo algunas características que tienen a esta edad:

Desarrollo fisico y cognitivo

- Si a los 7 años pesaba 26 kg hoy en día pesa 32 kg!!. No lo he medido recientemente, pero sin duda su peso es proporcional a su talla.

- A los 8 años mi hijo domina perfectamente la agilidad en las piernas, lo que hace que practique constantemente fútbol y que ahora sea su deporte favorito. 

- Su cuerpo sigue siendo flexible, aunque no tanto como cuando tenía 5. Le encanta darse volantines o volteretas en la colchoneta. 

- Muestra el buen equilibrio que tiene en su cuerpo cuando en la calle busca los muritos delgados para caminar.

- Menos ordenado que antes. Hasta los 7 años me sorprendía lo bien organizado que era en sus cosas como papeles, ropa y juguetes. Ahora hay que hacerle recordar que su cuarto no se ordena por si solo. :)

- Habla y expresa sus opiniones y puntos de vista con mucha claridad.

- Empieza a usar lenguaje un poco sarcástico al hablar y empieza a bromear mucho más seguido.

- Le sigue fascinando las matemáticas, ahora mucho más que la lectura.

- Le encanta todavía los juegos de mesa, como Monopolio y ajedrez.

- La muda de los dientes continúa, aunque estamos en etapa de crecimiento de los dientes definitivos.

Desarrollo Socio Emocional

- Comienza a tener interés en las niñas. Hay una niña que le gusta en el cole, por cierto un año mayor que él.

- Sus amigos son muy importantes para él. De hecho prefiere jugar con ellos que con nosotros sus padres.

- Todavía le tiene miedo a la oscuridad total. Tiene que haber un poquito de luz para que duerma con tranquilidad.

- Dejo a su peluche para dormir!!. Este es el cambio más importante que ha tenido mi hijo. Su peluche que lo acompaña desde los 2 años en su cama, ha pasado a la repisa de juguetes. Sorprendidos total!!

- Muchísimo más independiente. Hasta hace un año prefería que lo acompañáramos a sus viajes de estudios en el colegio, ahora prefiere que no vayamos. :( esta creciendo sin duda.

- Empieza a manifestar orgullo por sus raíces y por su familia. Mi hijo tiene 2 nacionalidades pero inclinado totalmente al Perú.

- Su etapa de "pequeño inventor" parece que ha terminado, su tiempo libre ahora es para actividades al aire libre.

- Sus habilidades sociales mejoran cada día. Ya no hay peleas y muy pocas discusiones cuando juega con su primo o con sus amigos. Comparte con ellos todo lo que sabe y tiene.

Sin duda los 8 años de nuestros hijos son muy especiales. Es la edad en la que ellos aprenden a disfrutar su independencia y así mismo sucede con mi hijo. Como mamá de un hijo único me he esforzado en FOMENTAR su independencia, que no es lo mismo que obligarlo a ser independiente. Creo que cuando vemos a nuestros hijos desarrollarse sanos y felices sin importar si son únicos o no, se dibuja en nuestro rostro aquella sonrisa de satisfacción y de orgullo que sentimos como papás.


Anny V.
Mi Hijo Único


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...