Pequeños Músicos

Porqué deberías apoyar el desarrollo de su talento

¿Tener un solo hijo

¿Cómo asumir tu decisión

La Sociabilización en los niños

¿Cómo ayudar a mi hijo a ser sociable...

El Bullying

¿Qué hacer cuando un hijo es victima.

Postres Fáciles

Torta super fácil de yogurt

15 de noviembre de 2013

Los beneficios de que tu hijo toque un instrumento musical

Si a tu pequeñín al igual que a mi hijo le gusta tocar un instrumento musical, enhorabuena!!. Debes fomentar esas habilidades, pues tocar un instrumento musical puede provocar cambios fundamentales en el cerebro de una persona muy joven, conformando tanto su funcionamiento como su estructura física, han asegurado recientemente unos investigadores.
Tres estudios presentados esta semana en la reunión anual de la Sociedad de Neurociencia (Society for Neuroscience), en San Diego, sugirieron que el entrenamiento musical puede lograr lo siguiente:
  • Mejorar la capacidad de una persona de procesar información de varios sentidos a la vez con efectividad.
  • Afectar la forma en que el cerebro de una persona joven se desarrolla, si comienzan a tocar música antes de los 7 años de edad.
  • Fomentar la conectividad entre las partes del cerebro asociadas con la creatividad y la improvisación.
Todos estos hallazgos podrían en última instancia conducir a unas mejores terapias para las personas con lesiones cerebrales o discapacidades del aprendizaje, aseguró en una conferencia de prensa el lunes por la tarde el Dr. Gottfried Schlaug, director del Laboratorio de Música y Neuroimágenes de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard.
"La música podría proveer un acceso alternativo a un sistema dañado o disfuncional en el cerebro", planteó Schlaug, profesor asociado de neurología de la Harvard. "La música tiene la capacidad exclusiva de pasar por canales alternativos y conectar distintas secciones del cerebro".
El primer estudio, llevado a cabo por investigadores canadienses, pidió a músicos entrenados y a personas que no eran músicos que respondieran a sensaciones de oído y tacto al mismo tiempo.
Se administraron dos sonidos al mismo tiempo que la persona recibía una sensación de tacto, que buscaba crear la ilusión perceptual de que la persona en realidad había recibido dos sensaciones de tacto.
Dado que los músicos tienen que trabajar con su instrumento, leer la partitura y escuchar los tonos que producen al mismo tiempo, los investigadores predijeron que serían más capaces de distinguir el sonido del tacto.
Es predicción resultó correcta. Las personas que no eran músicas se creyeron la ilusión, pero los músicos no, apuntó durante la conferencia de prensa la investigadora, Julie Roy, de la Universidad de Montreal.
"Los músicos pudieron ignorar los estímulos auditivos y solo reportar lo que sentían", comentó Roy, y añadió que se trata de una evidencia sólida de una mejor capacidad de procesar información de más de un sentido a la vez.
El segundo estudio conllevó escáneres cerebrales de 48 adultos chinos de 19 a 21 años de edad que contaban con al menos un año de entrenamiento musical en la niñez.
Los investigadores hallaron que las regiones cerebrales relacionadas con el oído y la autoconsciencia parecían ser más grandes en las personas que comenzaron a tomar lecciones de música antes de los 7 años de edad. Específicamente, esas áreas tendían a tener una corteza, la capa externa del cerebro, más gruesa.
Esos hallazgos parecen indicar que el entrenamiento musical puede tener un inmenso impacto sobre el cerebro en desarrollo, dado que la maduración cerebral tiende a alcanzar su punto máximo más o menos a los 7 años de edad, apuntó el investigador líder, Yunxin Wang, del Laboratorio Estatal Key de Neurociencia Cognitiva y Aprendizaje de la Universidad Normal de Pekín.
El tercer estudio halló que los circuitos cerebrales pueden ser reformados por el entrenamiento musical.
Unos investigadores suecos realizaron IRM de 39 pianistas a quienes se pidió que tocaran las teclas de un teclado especial de 12 teclas mientras se realizaban los escáneres.
Los pianistas más experimentados en la improvisación del jazz mostraron una mayor conectividad entre tres regiones importantes del lóbulo frontal del cerebro mientras improvisaban música, apuntó la autora líder, Ana Pinho, del Instituto Karolinska, en Estocolmo.
Al mismo tiempo, mostraron menos actividad en regiones cerebrales asociadas con las funciones ejecutivas, como la planificación y la organización, lo que podría significar que los improvisadores entrenados pueden generar música con poca atención o pensamiento consciente, apuntó Pinho.
Debido a que estos estudios se presentaron en una reunión médica, los datos y conclusiones deben ser considerados como preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.
Los nuevos hallazgos parecen indicar que el entrenamiento con un instrumento musical puede afectar al cerebro de formas profundas, que podrían resultar útiles tanto en la educación como en la terapia, comentó Schlaug, de la Harvard.
"Escuchar y producir música no solo es una experiencia auditiva, sino que se trata de una experiencia multisensorial y motora", señaló. "Tocar música durante mucho tiempo puede cambiar la función y la estructura del cerebro".


HealthDay

Via 

5 de noviembre de 2013

Ser una buena mamá y además libre de culpas

Nos sentimos mamás desde que sabemos que ellos viven dentro de nosotras y cuando vienen al mundo nos desvivimos por darles lo mejor o lo que realmente se merecen.
Pero, para variar el mundo nos quiere imponer "prototipos" o "modelos", en este caso un modelo de como ser una "buena madre".
El mundo o la gente nos impone una valla muy alta a la que hay que llegar para ser consideradas como tales, sino lo hago soy una "mala mamá", entonces me siento culpable y soy infeliz.

Ahora nos sentimos culpables de todo... 
  • Si tengo solo un hijo y no puedo tener más, soy culpable. 
  • Si mi hijo se enferma soy culpable por no haber prevenido la enfermedad.
  • Si mi hijo no quiere comer soy culpable.
  • Si mi hijo no quiere dormir solo, soy culpable
  • Si no pude darle el pecho, soy culpable.
  • Si trabajo todo el día y no estoy con mi hijo soy culpable
  • Si no le puedo dar a mi hijo muchos regalos, me siento culpable
Bueno podemos seguir aumentando la lista obviamente, el caso es en mi experiencia personal que tener sentimientos de culpa solo lograr arruinar tus días y las de tu familia. Seguir dando vueltas a la idea de "pude haber hecho más por mi hijo y no lo hice" solo consigue hundirte cada día un poco más.

El secreto para dejar a un lado toda esa culpa y disfrutar de nuestra faceta de madre es interiorizar que "somos ante todo seres humanos" y que no existe la madre perfecta.
Si puedes hacer algo más por el bienestar de tu hijo, es decir si está en tus manos mejorar la situación, entonces hazlo!. 

¿Tienes dudas sobre tu maternidad?, ¿piensas que estas haciendo algo mal?. Te animo a confiar más en ti misma y en tu instinto materno. Si hay alguien que puede cuidar a tus hijos del mejor modo posible esa eres tú. Si hay alguien que quiere el bienestar de tu hijo ahora y siempre, esa eres tú.


Por  tanto no dejemos que los demás decidan por nosotros, no dejemos que nos etiqueten o nos llamen "malas madres" y "egoistas". Defiéndanse! Tenemos derecho a ejercer libremente nuestra maternidad. Por ejemplo, si tengo un solo hijo por decisión propia, es mi decisión y soy yo la responsable de eso, el resto del mundo no. Sugiero además si está en tus manos, aléjarte de personas que fomenten el sentimiento de culpabilidad.

Si algo sale mal no es bueno pensar que somos las culpables de todo. Si hemos dado lo mejor de nosotras, si hemos dado todo el amor que se merecen nuestros hijos, si te has esforzado por darles una buena educación y el mejor cuidado, entonces eres una buena madre y no importa nada más.

Por lo tanto decidamos de una vez a quitarnos toda esa carga de nuestras espaldas y disfrutemos plenamente de nuestra maternidad.

Anny Velasco
Mi Hijo Único Blog

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...